Saltar al contenido

Cuadrando el presupuesto de tesorería con poca dignidad

Imaginemos que estamos analizando el presupuesto de tesorería del presente mes de julio y observamos que el total pagos es superior al total cobros. Además el saldo inicial en efectivo es cero. Imaginemos también que el director financiero que está realizando el análisis, por ejemplo yo, se presenta ante el director general y el presidente de la empresa y les cuenta el problema. Evidentemente como soy un director financiero eficaz y eficiente acudo a la reunión con una propuesta que soluciona el problema. Empezada la reunión expongo que el total de cobros previstos del mes es 100, el total de pagos estimados asciende a 110. La clasificación de los pagos a realizar por orden de importancia es la siguiente:

  1. Salarios de altos cargos y directivos
  2. Salarios de asesores de los anteriores
  3. Préstamos y créditos de las entidades y mercados financieros
  4. Salarios de los mandos intermedios
  5. Hacienda y Seguridad Social
  6. Proveedores de pago imprescindible, pues de lo contrario cortan el suministro
  7. Salarios del resto de personal en nómina
  8. Proveedores con posibilidad de aplazar el pago con repercusiones menos graves
  9. Resto de proveedores cuyo impago es poco grave
  10. Personal de limpieza subcontratada

A la vista de lo anterior  y dado que los jefazos de los bancos con los que trabajamos no se atreven a coger el teléfono cuando les llamo, ya que no pueden seguir dando crédito a una especie de pozo sin fondo,  propongo cuadrar este colosal estado financiero del mes de julio (el presupuesto de tesorería) suspendiendo el pago del personal de limpieza subcontratada y parte del  apartado “resto de proveedores cuyo impago es poco grave”.

¿Se imaginan que van a hacer el presidente y el director general al escuchar mi propuesta?: Despedirme inmediatamente por inútil e incompetente.

Resulta que al gobierno autónomo catalán tampoco le cuadra la tesorería de este mes de julio de 2012.

¿Saben como proponen arreglarlo?

Suspendiendo el pago a las residencias concertadas de ancianos  y discapacitados. Es decir condenando a no cobrar la nómina de julio a las personas que se dedican al cuidado de las personas más débiles e inocentes de nuestra sociedad.

¿Es posible esto o se trata solo de un rumor?

Lo acaban de anunciar en el telediario de la televisión autonómica, la que ellos gestionan, la que dicho sea de paso genera un enorme déficit en la tesorería pública, la que si no son capaces de hacer rentable deberían vender o cerrar inmediatamente por dignidad. Tal vez podrían contratar algún directivo especializado para que les enseñara a rentabilizar una cadena de TV ya que está visto que los políticos profesionales con los que contamos, sin experiencia empresarial alguna, no saben cuadrar el presupuesto de tesorería con dignidad.

Daniel Bordes Nou